Divorcio con separación de bienes en España. ¿En qué consiste?

¿Qué es un divorcio con separación de bienes?

No es más que el tipo de divorcio que se plantea entre aquellos cónyuges que tienen pactado previamente un régimen de separación de bienes.

¿Cuáles son los regímenes económicos matrimoniales en España?

Aunque existen algunos más, básicamente podemos decir que cualquier matrimonio se rige por dos grandes tipos de regímenes económicos en España:

  • El régimen de gananciales.
  • El régimen de separación de bienes.

El régimen económico de un matrimonio es el que regula sus efectos patrimoniales, es decir en el que se establecen las normas que van a regular las relaciones económicas entre los cónyuges dentro del matrimonio. 

Uno de los aspectos de los que se ocupa es de cómo se distribuyen bienes y deudas entre los cónyuges,  por lo que resulta de vital importancia tanto durante la vida del matrimonio como más aún, en el momento del divorcio.

El régimen de separación de bienes es un tipo de régimen económico que se aplica bien cuando lo acuerdan los esposos o en aquellas comunidades donde se presupone este régimen si los cónyuges pactan lo contrario.

La separación de bienes conlleva una casi absoluta independencia de los esposos en el plano económico, como ahora veremos.

¿Cómo podemos saber cuál es el régimen económico de nuestro matrimonio?

Muchas personas se preguntan cuál es el régimen económico de su matrimonio. Pues bien, la respuesta es muy sencilla. 

El régimen económico de un matrimonio será el que los cónyuges hayan pactado ante Notario en un documento que se denomina Capitulaciones Matrimoniales y que puede firmarse antes o después del matrimonio.

Salvo en algunas comunidades como Cataluña o Baleares, el régimen económico en España es el de gananciales

Si los cónyuges nunca han acudido a Notaría a otorgar tal documento, su régimen económico es el de gananciales, excepto en las Comunidades Autónomas de Cataluña, y Baleares en las que, salvo que se pacte lo contrario, regirá el régimen de separación de bienes. 

También tendrían unas normas matrimoniales especiales Aragón, Navarra y parte de la provincia de Vizcaya.

Hay que señalar que el régimen económico al que una pareja opte a la hora de casarse no es irreversible, así si nos hemos casado en gananciales, podremos hacer separación de bienes cuando queramos.

Y si hicimos separación de bienes, también podremos acogernos al régimen de gananciales en un momento posterior.Para ello será necesario el acuerdo de los dos miembros de la pareja ante Notario en forma de Capitulaciones Matrimoniales.

En este caso las diferencias entre el régimen de gananciales y el de separación de bienes no operan desde el momento de la celebración del matrimonio, sino desde el momento en que se hubiese optado por ese régimen económico.

¿Cómo se reparten los bienes en un divorcio?

Tanto en el régimen de gananciales como en el de separación de bienes, cada cónyuge sigue siendo propietario de los bienes que tuviera antes del matrimonio.

La diferencia entre ambos regímenes, radica en la propiedad de aquellos bienes que se adquieran una vez que se haya contraído el matrimonio (o una vez que se hayan otorgado capitulaciones matrimoniales después de contraído el matrimonio):

Régimen de gananciales

En el régimen de gananciales, todos los bienes que se adquieran serán de ambos cónyuges exceptuando herencias, donaciones, indemnizaciones, etc., que serán de quien las reciba.

Régimen de separación de bienes

En el régimen de separación de bienes, por el contrario, cada cónyuge va a ser propietario de los bienes que adquieran a partir de ese momento y eso sí, entre los dos harán frente a las cargas matrimoniales de forma proporcional a sus ingresos.

Pues bien, con el divorcio se extingue el régimen económico del matrimonio. 

En caso de divorcio con separación de bienes, la cuestión económica es mucho más sencilla que en los divorcios en los que los cónyuges tienen régimen de gananciales y ello porque la separación de bienes deja establecido de antemano qué bienes son de cada cónyuge.

En el caso de que no quede claro a quién pertenece un bien,  se entenderá que el mismo pertenece a ambos cónyuges a partes iguales, salvo caso de que se demuestre lo contrario.

Pese a la facilidad que plantea, siguen siendo más habituales los matrimonios contraídos en régimen de gananciales y ello por varios motivos, pues podemos hablar desde las parejas que se sienten incómodas al plantear un tema que consideran tan “material” antes o durante el matrimonio, hasta aquellas otras que desconocen estas cuestiones,  pasando por las que piensan que la separación de bienes es “cosa de ricos” y está reservada para preservar las grandes fortunas.

Si lo pensamos, es infinitamente más práctico abordar estas cuestiones relativas al reparto de los bienes en momentos dulces previos al matrimonio o durante la existencia pacífica del mismo y no en el momento de la ruptura, donde normalmente existen emociones e intereses contrapuestos que dificultan la adopción de acuerdos entre los todavía esposos.

¿Cómo se tramita un divorcio con hijos y separación de bienes?

Un divorcio con separación de bienes y con hijos puede tramitarse, como cualquier otro divorcio de 2 formas:

Divorcio de mutuo acuerdo también denominado “divorcio Express”, en el que las partes logran alcanzar un acuerdo tanto en poner fin a su matrimonio como en la forma de hacerlo o bien a través de un divorcio contencioso, que se lleva a cabo cuando los cónyuges no consiguen ponerse de acuerdo.

Ventajas de un divorcio de común acuerdo

  • La rapidez (entre 2 y 3 meses dependiendo del Juzgado).
  • El precio (resulta mucho más económico que un divorcio contencioso).
  • La posibilidad de que ambos cónyuges puedan estar asistidos por un solo Abogado y Procurador.

Para poder acogernos a esta modalidad de divorcio debemos cumplir 3 requisitos:

  • Que exista mutuo acuerdo entre los cónyuges y que suscriban un Convenio Regulador en el que habrán de regularse:
    • las relaciones con los hijos (patria potestad, régimen de guardia y custodia, régimen de visitas, pensiones de alimentos, etc.). 
    • el reparto de los bienes, que en el caso de la separación de bienes es muy sencilla, pues los bienes ya son propiedad por separado.
  • Que hayan transcurrido más de 3 meses desde la celebración del matrimonio.
  • Que el último domicilio común de la pareja se encuentre situado en España.

La sencillez de estos procedimientos posibilitan, más en el caso de divorcios con régimen de separación de bienes, que puedan tramitarse online con abogados especialistas que redacten la correspondiente demanda y convenio regulador.

Divorcio contencioso, en que los cónyuges son incapaces de alcanzar un acuerdo, teniendo que ir a juicio para alcanzar una Sentencia que determine los términos de su divorcio.

En este caso los trámites de divorcio son más extensos.

Para ello es necesario que uno de los cónyuges interpongan una demanda de divorcio contra el otro.

Para optar a esta modalidad de divorcio debemos cumplir 2 requisitos:

  1. Que hayan transcurrido más de 3 meses desde la celebración del matrimonio, salvo que exista riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual de uno de los cónyuges o hijos.
  2. Que el último domicilio común de la pareja se encuentre situado en España.

¿Cuál es precio si decidimos tramitarlo?

Para responder a esta pregunta antes tenemos que tener claro de qué modalidad de divorcio estamos hablando:

Divorcio de mutuo acuerdo

En este caso tenemos que distinguir entre si acudimos a un despacho de Abogados convencional, o bien optamos por contratar los servicios online, ya que es posible que los costes se reduzcan si nos decidimos por esta segunda opción.

Los precios pueden rondar desde los 200-250 euros por cónyuge. 

Divorcio contencioso

Más complicado es el cálculo del coste de un divorcio contencioso en un despacho de Abogados convencional, pues el mismo depende de numerosas variables.