Reclamación por accidente de tráfico ¿Qué tengo que hacer?

Recibir una indemnización tras una reclamación por accidente de tráfico es a veces un proceso largo y complicado, y al final el lesionado acaba contratando un despacho de abogados para lograr una cantidad justa.

Lo que debes saber tras sufrir un accidente de circulación

Tras el siniestro, las compañías aseguradoras se ponen en marcha una vez tienen conocimiento del accidente.

Mientras tu estás siguiendo tratamiento médico y recuperándote de tus lesiones, empiezas a recibir mensajes de tu compañía, informándote de que ya te han asignado un abogado y reclamarán tu indemnización cuando estés curado. 

Derivas el coche al taller que te indican para que periten los daños y arreglen el vehículo.

Hasta aquí todo bien, pero en este punto ya se pueden estar haciendo las cosas mal. ¿Por qué?

Pues sencillamente porque en primer lugar, el abogado de la compañía no va a negociar con la aseguradora contraria absolutamente nada. Se va limitar a enviar la documentación y esperar una oferta para trasladártela. Nada más. Estés conforme o no. 

Además, en muchas ocasiones, los talleres asignados no reparan el vehículo en condiciones, haciendo que la factura sea más baja de lo que realmente debería ser. ¿Y esto por qué? Pues en numerosas ocasiones para que la compañía pueda ampararse en los pocos daños del vehículo para no pagar la indemnización. 

Esto es solo el principio, aún hay más.

¿Qué debo hacer para obtener la máxima indemnización por accidente?

MUY IMPORTANTE. En primer lugar debes acudir a urgencias antes de las 72 horas, pues pasado este tiempo, la compañía podría no hacerse cargo de tu indemnización alegando que las lesiones no tienen relación con el accidente. 

Puedes y debes elegir el centro de rehabilitación donde quieres curarte o estabilizar tus lesiones, pues una vez más, muchos centros te darán el alta rápido, intentando ahorrar costes. Esto te perjudicaría tanto en tu salud, como en la indemnización a percibir. 

Puedes y debes dejar el coche en un taller de confianza, no importa si el perito tarda más o menos, pero seguro que la reparación se efectuará en condiciones, sin rebajar la factura.

Debes y puedes pedir asesoramiento en un despacho de abogados especializado en accidentes de tráfico desde el inicio, independientemente de si después decides o no contratar sus servicios, pues te servirá para orientarte y saber los pasos correctos de debes dar.

Ya estoy curado ¿Ahora qué?

Pues en este momento es cuando la compañía aseguradora te trasladará una propuesta de indemnización. Si cuentas con un abogado particular, ajeno a las compañías, revisará que cumpla y se ajuste a los baremos establecidos en la ley 35/2015 reguladora de los accidentes de circulación, y en caso de que no sea justa, empezará una negociación amistosa, que de ser infructuosa, puede terminar en los juzgados. 

Si es tu compañía quien efectúa la reclamación, te pasarán la cantidad a percibir sin más. Si no estás conforme, te indicarán que puedes contratar un abogado particular si lo deseas, pues ellos no continuarán con la reclamación.

El abogado particular está cubierto por tu seguro

Lo que muchos no saben es que su póliza de seguros cuenta con una cobertura de defensa jurídica que incluye la elección de un abogado particular en caso de accidente de circulación.

¿ Qué quiere decir esto? Pues que sus honorarios están cubiertos en su totalidad o en parte. Todo dependerá del límite de cobertura que tengamos suscrito, y que puede oscilar desde los 200 euros hasta los 6000 euros más.

Busca siempre asesoramiento jurídico en un despacho especializado aunque después no contrates sus servicios.